Archivo del Autor: El Peregrino Ruso

La Ciudad de los místicos

 

“Ávila del Rey, De los leales, De los caballeros”

 

Hace días que partí de Ávila.
Por eso la crónica de los que he compartido con Don Jesús la voy dejando en el
“hueco del árbol” que voy encontrando a mi paso. Así, las aves del cielo os la
llevan a casa mientras gozan del yantar que les sirve la Providencia.

Como las personas  de renombrada estirpe, Ávila muestra su
nobleza en esos apellidos que, aun no usándose en la vida diaria, habitan  el escudo de armas y los libros de Historia.
Ávila de los Caballeros es un título honorífico de la ciudad. Otro, es «Ávila
del Rey»
, y aún otro «Ávila de los leales», todas están presentes en
la bandera de la ciudad. El escudo de Ávila consiste, precisamente en un campo
de gules o rojo en el
que aparece representado el rey Alfonso VII en el ábside de la Catedral de Ávila junto al lema: “Ávila del Rey, De los
leales, De los caballeros”.

Para no perder el ritmo de
peregrinación y no queriendo dejar tan pronto a Don Jesús, algunso días dejé  mis pasos de peregrino-atleta en torno a la
Muralla de la ciudad, muralla medieval completa. Su perímetro de 2516 metros
suma como una de las etapas “suave”, con la añadidura de tener el Albergue
siempre cerca. Es fácil orar paseando por Ávila. No en vano es una de las
ciudades con mayor número de iglesias, románicas y góticas en relación al
número de sus habitantes. Es considerada por muchos como la ciudad de «Cantos y
de Santos». Situada a 1.131 m de altura, en un promontorio rocoso a la orilla
derecha del río Adaja, afluente del
Duero, es la
capital de provincia más alta de España, y la cuarta
ciudad más alta de Europa.

Recorre el perímetro es como
leer el nombre de la ciudad: Desde la “A” hasta la “a”, el mismo punto.
Apelamos a la etimología: El nombre de la ciudad viene de los distintos pueblos
y tribus que han vivido a lo largo de milenios en la provincia. Los primeros
fueron los vetones, que la
llamaron Óbila (monte alto), siendo uno de los castros más importantes de esta tribu. Los vetones dejaron vestigios por
toda la geografía de la provincia de Ávila, especialmente en forma de verracos. Más tarde
la poblaron los romanos,
dándole el nombre de Abila o Abela. Los romanos dejaron también su marca en la
ciudad, que consistía por entonces en el actual casco viejo, la parte rodeada
por las murallas.
Calzadas, mosaicos o la plaza
del Mercado Grande, o El Grande, son parte de los vestigios romanos que quedan.

El interior de la ciudad aún mantiene el trazado típico de las
ciudades romanas tipo hiberna (castros estables), de contorno
rectangular, con dos calles principales (cardo y decumano) que
se cortan ortogonalmente en el centro donde estaba el foro.

Los primeros asentamientos visigodos en la
península se consideraban geográficamente muy cerrados. Según Palol y sus
estudios, los asentamientos visigodos en España comprenden
las ciudades de Burgos,
Soria, Guadalajara, Toledo,
Ávila, Cáceres, Madrid y Palencia, lo que
induce a pensar que la elección de estos asentamientos es estratégica. Aunque
su ubicación concreta no está determinado en la ciudad de Ávila se sabe que fue
una de las plazas fuertes de la época visigoda. Durante los siglos VI y VII no hubo
conflictos en la ciudad.

 

Santa María la Antigua

Recorremos a la vez la arquitectura y la Historia. Nos acercamos a
una de las iglesias más significadas. Corrobora el devenir visigodo en Ávila
el templo de Santa María de la Antigua. Las crónicas registran que este
monasterio fue fundado antes del año 687,
siendo monasterio doble (dos comunidades, de monjes y monjas, respectivamente)
hasta la llegada de los árabes.
Su importancia era tal que se cita como el lugar donde murió Santa Leocadia,
hija del Rey Wamba. En esta
iglesia estaría enterrado también el duque Severiano, un noble visigodo.

Según los expertos parece seguro que durante los primeros años de
la invasión musulmana la ciudad se convirtió en un punto estratégico, siempre
deseada por árabes
y cristianos como
enclave defensivo, y los enfrentamientos por su posesión fueron permanentes.
Después se suceden en Ávila tres siglos de los que se conocen pocos
aconteceres.

Desde el siglo
VIII
estas zonas o ciudades, entre ellas Avila, pueden considerarse dentro
del llamado "desierto estratégico" en el que hubo un fuerte
despoblamiento, convirtiéndose a su vez en tierra de nadie y siendo escenario
de las correrías de ambas fuerzas.

En el siglo XI Don Raimundo de Borgoña, yerno de Alfonso VI de Castilla fue el encargado de la repoblación del
centro de la península, y con el fin de proteger Toledo surgen las ciudades amuralladas de Salamanca, Ávila
y Segovia. Más tarde
la repoblación de la península se va llevando más al sur dejando a Ávila en un
segundo plano casi sin relevancia en la época, aunque envía procuradores a las Cortes castellanas.

En la baja Edad Media (siglo XV y XVI) la ciudad
vuelve a renacer gracias a las idas y venidas de la corte. La ciudad y la
provincia prosperaron enormemente y fueron el lugar de nacimiento de numerosos
personajes religiosos, escritores y consejeros espirituales como Santa Teresa de Cepeda y Ahumada.

Las primeras décadas del siglo XX han mostrado un cierta tendencia
de la ciudad a preservar sus tradiciones frente a los cambios sociales que se
habrían de producir necesariamente en todo el país.

Entre los abulenses ilustres
está el más importante músico español, Tomás Luis de Victoria; su Requiem publicado en 1605 es una de las más importantes obras
de la polifonía mundial. Además, en un pueblo de Ávila, Fontiveros, nació San Juan de la Cruz y en Ávila, Santa Teresa de Jesús, las dos figuras que protagonizaron la Reforma Carmelita.

Arturo Duperier Vallesa, (Pedro Bernardo,
Ávila; 12 de noviembre de 1896
Madrid, España, 10
de febrero de 1959). Físico
español, destacado especialmente por su estudio de la radiación cósmica, por el
cual llegó a ser propuesto candidato para el Premio Nobel de
Física en 1958. En 1959 le fue concedido, a título póstumo,
el Premio de Ciencias Juan
March
.

La ciudad es «Conjunto Histórico-Artístico nacional» desde 1884 y está incluida en la lista del «Patrimonio de la Humanidad» de la UNESCO desde 1985.

 

La Catedral del Salvador

La
catedral de Ávila guarda para mí un nuevo impulso hacia la Oración del Corazón,
con la que  el Peregrino Ruso original
(protagonista del libro homónimo del que anhelo hablaros) recorrió los caminos
de la contemplación. Sólo con su nombre y dedicación, Catedral del Salvador, me
exhorta a seguir pronunciando el nombre de Jesús, Yeshuah, que significa
“Yahveh salva”. Yeshua HaMashiah es la voz hebrea de Jesucristo, Jesús el
Salvador.

La oración de Jesús es como una “catedral” sin techo ni paredes, en
la que el Pastor nos enseña desde la “cátedra” de la Cruz, y en la que oramos
con toda la humanidad aunque nuestras palabras parezcan sonar sin eco, y
nuestras manos parezcan no asir la mano de ningún hermano. La contemplación es
un misterio dentro del Misterio de Dios. Cuanto más nos adentramos en nuestro
aposento interior y cerramos la puerta (así nos enseña el Maestro), más robusta
es la comunión con la humanidad, porque al mirar al Padre con los ojos del
corazón, lo experimentamos como “nuestro”, que no “mío”. 

 

En la
próxima carta completaremos el relato de la ciudad de los místicos.

Desde
el camino, me uno a los pastores y los Reyes Magos que siguen las instrucciones
del ángel y de la estrella.

 De todo corazón… Feliz Navidad.

 

Os
quiere y abraza en el amor del Señor…

 

El Peregrino Ruso

(Fuentes: Wikipedia, Google maps, http://www.turismoyarte.com)

En casa de Jesús y Jesús

¡Avila!

La Providencia ha querido que tome el cuaderno y la pluma en este
día. Recorremos las horas del III Domingo de Adviento de 2008, Domingo de
“Gaudete”. El gozo en la oración nos lo trae San Juan de la Cruz, cuya memoria
litúrgica aparece “escondida por Cristo en Dios” en la celebración semanal de
la Pascua. ¡Estamos en Avila! Llegamos hace unos días, tras completar la etapa
desde Santa María del Cubillo.

Os adelanto que en Avila el “Albergue de la Madre” no ha sido la
bella iglesia de Santa María la Antigua, ni la catedral.  Un profundo y entrañable lazo de comunión
eclesial me une con Don Jesús García Burillo, el obispo de la diócesis de los místicos. De él recibí, hace unos años, la ordenación sacerdotal. Y de él recibí, hace
unos días, la bienvenida epistolar a su “casa” diocesana y a su “casa”
episcopal.

De sus manos recibí hace años la impronta de las “huellas digitales” de
Cristo a  través de la ininterrumpida serie de sucesores de los Apóstoles que
llegó hasta mi pobreza. El último eslabón de esta santa cadena, en la que hay papas y santos fue Don Jesús.

Jesús, el Señor, mi Salvador
entregaba  a los Doce en el Cenáculo el
Pan partido. Uno de los Doce, Dios sabe su nombre, partió el mismo Pan con otros hermanos, y confirió a otros siervos ese mismo  ministerio. El Espíritu Santo hizo llegar a Don Jesús, el pastor diocesano de Avila, las huellas digitales del Señor.  Y  él  las dejó impresas en mi cabeza, en mis manos y en mi corazón.

Por eso en Avila la Madre me ha llevado a la casa de su hijo Jesús, el
obispo. Cuando Ella llama: "¡Jesús!", son dos los que responden: "Dime, Madre". Porque los dos se llaman Jesús.

Seguiremos la conversación “más tarde”, si os parece. He aquí, finalmente, el cuentakilómetros de la etapa:

Total                    9893 kilómetros 

"Hoy"                   +27.6 kilómetros.

Distancia
recorrida            
666.6 kilómetros

Distancia
restante     
9226.4 kilómetros
 

Próxima parada  Alba de Tormes.

Con Dios os dejo.

Un fuerte abrazo desde Avila.

El Peregrino Ruso
 
Foto: Wikipedia

Adviento en tierras de Avila.

Santa María del Cubillo.

Ya falta una última etapa hasta la ciudad de los místicos. Aunque es esta una peregrinación orante, la cercanía de la capital abulense intensifica y embellece el color contemplativo de mi viaje.  
La Madre me ha conducido a una localidad que lleva su nombre:
Santa María del Cubillo. Todo el pueblo es mi “Albergue de la Madre”, pero la morada se va a concretar en la Ermita.
 (Aldeavieja)

El municipio de Santa María del Cubillo cuenta con dos localidades: Aldeavieja y Blascoeles.
Está situado al pie de la Sierra de Ojos Albos y del puerto de la Cruz de Hierro. Es limíte entre la provincia de Ávila y la de Segovia. Su paisaje se caracteriza por el color rojizo del terreno y los afloramientos graníticos. Abundan los robles y las encinas, también cuenta con pinares de reciente desarrollo. De los dos núcleos de población Aldeavieja es el más grande; el segundo está a unos dos kilómetros, en dirección a Ávila.

 Precisamente en Aldeavieja se yergue la Ermita de la Virgen del Cubillo, a unos tres km. del pueblo, declarada monumento nacional; es un edificio de estilo herreriano, con un hermoso interior barroco, rodeado de una amplia pradera recientemente repoblada de árboles. Su iglesia parroquial es del siglo XVI y tiene una hermosa capilla edificada por uno de los secretarios del rey Felipe II; en el casco urbano se levanta la ermita de San Cristóbal, del siglo XI, románica, recientemente restaurada, es de propiedad privada; hay, además una bella fuente de los siglos XV o XVI, construida con las piedras de un antiguo campanario y un interesante Vía Crucis del siglo XVII, casi completo, que recorre el pueblo.
Blascoeles cuenta con una iglesia parroquial similar a la de Aldeavieja, pero más pequeña; asimismo, posee una ermita, a la entrada del pueblo desde Aldeavieja, dedicada al Cristo; en su término municipal, están las ruinas de una antigua parroquia, del siglo XI, bajo la advocación de San Miguel de Cardeña, a las orillas de este arroyo.

  La Ermita cuenta con una cofradía de casi 2 mil cofrades. Su festividad se celebra el 8 de septiembre, con una gran romería. Hay concursos de tiro al plato, de jotas y por la noche bailes en la plaza Según antigua tradición los nacidos por esas fechas son presentados ante la Virgen para recibir su bendición de la Virgen del Cubillo, patrona de la localidad. También se celebra, hacia el 15 de septiembre la fiesta del Cristo, antiguamente llamada de los mozos, en la que la cofradía del Cristo crucificado, una talla del siglo XVI de bastante mérito, es llevada en procesión por las calles del pueblo, en medio de estallido de cohetes y repique de campanas.

Os invito a conocer la Ermita a tavés de este vídeo:
http://www.pescjl.com/videos/avila/cubillo/cubillo.html
El portal se llama “Pinceladas”: http://www.pescjl.com

Con la compañía orante de todos los que me son queridos, me siento especialmente bendecido hoy, como los infantes que acuden en brazos de sus madres el 8 de septiembre.
Una bendición que llega envuelta por el calor de nuestra gran familia, la Iglesia, que acaba de abrir para todos nosotros la senda del Adviento. En este tiempo litúrgico miramos especialmente María, el primer “templo” del Dios Encarnado. Hace unos días Ella me invitaba a guarecerme bajo la Roca de los Siete Rosarios, que anticipaba la gruta de los pastores de Bethlehem. Hoy soy yo quien acompaña a la Madre hacia el día bendito del nacimiento del Salvador.

No es difícil para mí dejarme abrazar por el recio y saludable frío de la tierra abulense. El mismo cielo estrellado que ven mis ojos mientras corro por el familiar “estadio” de toda mi ruta, es que ve mi corazón al dejarme transportar por mi Madre del Cielo. Ella me ha conducido a la vez a su tierra de Avila y a su Galilea natal. Con Ella podemos “estar” en tres sitios a la vez. Son las cosas de la oración.

Distancia a Jerusalén                               9893 kilómetros.
"Hoy"                                                        +14.6 kilómetros.
Distancia recorrida                                  639.0 kilómetros
Distancia restante                                 9254.0 kilómetros
Próxima gran meta volante                                       Avila.

Desde la Ermita de Santa María del Cubillo un fuerte abrazo.
Nos encontraremos en Avila. Ya la echo de menos.
El Señor os bendiga.

El Peregrino Ruso


Entre Segovia y Avila

Bajo la “Roca de los 7 Rosarios”

No podría ser de otro modo.  La Madre de Dios ya había pasado por aquí. La ruta entre las hermosas capitales de Segovia y Ávila ha dejado en mi corazón dos importantes huellas del cuidado amoroso de la Madre. Pero vayamos por partes. 

Valdeprados
La etapa Segovia-Avila contemplaba 68.8 km.  Una primera escala ha sido la ciudad de Valdeprados, todavía en la provincia de Segovia. Tiene 116 habitantes y está a unos 21 kilómetros de la capital. Se nota la altitud (985 metros). La explicación de su nombre se comprende  perfectamente al contemplar su paisaje urbano. Su iglesia parroquial está dedicada a Santa Eulalia de Mérida, de estilo herreriano con una esbelta torre campanario. En el interior, un retablo mayor de 1791, en el que se mezclan los estilos barroco y neoclásico. Otro retablo lateral dedicado a santa Bárbara, también de la misma época y una pintura tardomanierista, que representa a la Virgen del Rosario, del Maestro de Maello.

Aun no siendo el lugar el nuevo “Albergue de la Madre” Ella me ha recordado una vez más que la oración es el motor de nuestro viaje.

Al término de Valdeprados también pertenece el lugar de Guijasalbas, cuyo nombre hace referencia a una pequeña iglesia ‘blanca’, posiblemente por estar edificada con piedra caliza o revocada con cal. Su iglesia se dedicaba a san Martín, aunque hoy ya es una ruina.

Zarzuela del Monte

La según etapa de esta etapa  nos ha llevado a  Zarzuela del Monte. Su nombre refiere al diminutivo de la palabra zarza, arbusto de la familia de las Rosáceas. A mediados del siglo XIII, se le mentaba como Sarçuela.
Su iglesia parroquial está dedicada a san Vicente mártir, y declarada Monumento Histórico Artístico. Dentro del templo llama la atención su espléndido artesonado de madera mudéjar, así como varios retablos.
Dentro del pueblo y en unas dependencias del Ayuntamiento se puede visitar el Museo-Pinacoteca de Arte Contemporáneo  (www.museozarzuela.com), con un fondo de más de doscientas obras de artistas internacionales (pintura y escultura), procedentes de Italia, Francia, Argelia, Polonia, Marruecos, Yugoslavia, Brasil, Rusia, Argentina y España.
Pero los parajes naturales de Zarzuela  constituyen otro peculiar “museo”, cuya única escultora, la madre naturaleza, se ha afanado en formas caprichosas y expresivas. Las rocas en el pie de monte de la Sistema Central forman parte de la vida, la historia y las leyendas de Zarzuela del Monte. Se trata de un conjunto de piedras de granito en los parajes de Berrocoto, Piedra de la Caperuza y Navas Quemadas viano cuyo parecido con animales y objetos les han hecho adquirir un nombre propio, rodeadas además de un cierto halo de misterio, leyenda y fantasía.
A casi siete metros de altura se sostiene una gran roca con forma de caperuza conocida como Piedra del Sombrero; curiosa resulta la mirilla formada en una gran piedra, erosionada de un lado a otro, de tal manera que se puede mirar por la Piedra de la Venta; llamativa es la del Sillón del Obispo, así conocida porque la gran roca se asemeja a un asiento; la de la Cuna, en la que, según cuentan, la gente se subía y balanceaba como si estuviese en una cuna o la gran roca que por su forma clara y redondeada es conocida como piedra del Tamborilero.
Sólo algunas son conocidas y recordadas por sus gentes por la forma y la historia que las rodea. Como la del Coche, una gran mole sustentada sobre otras tres rocas más pequeñas entre las que se puede entrar y ver cómo el interior se asemeja a los bajos de un vehículo
Y llegamos a la escultura que me ha tocado especialmente el corazón. Cuentan que la Piedra de los Siete Rosarios lleva este nombre porque bajo ella se guarecían vaqueros, pastores y ganado y en un día de fuerte tormenta, atemorizados, comenzaron a rezar. Hasta siete rosarios oraron antes de que la tormenta acabara y la gran roca comenzase a llamarse así.
La Madre me dice que no sean siete, sino setenta veces siete rosarios. Es decir, como dice uno de los prefacios de la Misa, “que no abandone la plegaria en la tribulación, ni la acción de gracias en el gozo”, porque la oración no es cosa de un rato, sino la respiración del alma. Orar “a ratos” es una especia de “apnea” del alma.
El Púlpito, la Mesa y la Pisada del Niño Jesús son las últimas esculturas que ven mis ojos en la visita. En el fondo comprendo que el cincel de la erosión ha necesitado que sea la fe del pueblo la que ponga nombre a estas formaciones rocosas.  Cuando se contempla la vida con fe, se descubren huellas de Dios que de otro modo permanecerían invisibles. En Zarzuela del Monte he aprendido algo más. La Madre me ha enseñado que antes de “guardar estas cosas en el corazón”, como Ella, es necesario tener los ojos bien abiertos para descubrir estas cosas,  las pequeñas y grandes, antiguas y nuevas “palabras” de Dios que nos salen al paso en cada recodo del camino. Las esculturas de Zarzuela llevan ahí siglos, como años las obras de arte del Museo de Arte Contemporáneo. Pero así como el guía del Museo está vivo y nos habla mirándonos a los ojos durante la visita, el Señor mismo me ha mostrado  sus “rocas” con mensaje… mirándome a los ojos. ¡Qué fácil ha sido recordar que El es la “roca firme” de mi vida!
Desde las puertas de la Catedral de Segovia hasta la  Parroquia De San Vicente Mártir han sido  27,4 kilómetros de recorrido. Un hermoso y pequeño signo ulterior me ha dado el Señor de que no peregrino sólo, porque ningún cristiano está solo: La Parroquia está situada en la Calle de la Iglesia, número 4.


Distancia a Jerusalén                                         9893 kilómetros.

"Hoy"                                                           +27.4 kilómetros.

Distancia recorrida                                 624.4 kilómetros

Distancia restante                                  9268.6 kilómetros

Próxima gran meta volante                                       Avila.

 
Seguimos adelante hasta Santa María del Cubillo. Desde allí os escribiré con alegría.
Que Dios os bendiga.

El Peregrino Ruso.
(Fuentes: Wikipedia  canales.nortecastilla.es)

La Madre de Dios me ha llevado a…

¡Segovia! La “Dama” de las catedrales

 

Después de un tiempo sin poder actualizar la crónica de la Peregrinación, y al filo de la redonda cifra de 600 kilómetros, la Madre de Dios me ha hecho un gran regalo. Estas cosas sólo pueden ser obra de la Providencia de Dios. Ayer consultaba los mapas para situar el punto exacto en el que me encuentro, y me llevé una gran alegría. Acabada de “llegar” exactamente a la hermosa ciudad de Segovia, ¡ni un metro más ni un metro menos!

Esta es la secuencia de pueblos y calles que nos ha llevado desde la sede de Provida Alcalá de Henares hasta la hermosa ciudad del Acueducto. En total 105 kilómetros.

Provida Alcalá. Calle del Parque de San Fernando, 5 – Alcalá de Henares

 

Continúa hacia el noroeste en Calle del Parque de San Fernando hacia Calle de Navarro y Ledesma, Glorieta del Chorrillo, Ctra de Daganzo/M-100

Camino de Cobeña/M-100 Camino de Navarrodán, Camino del Tejar, Camino del Corral de los Chotos         , Ctra del Castillo de Viñuelas, Camino de la Casa del Guarda del Bodonal.

Autovía de Colmenar/M-607.

Calle del Presbítero Blanco, Calle del Santísimo, Travesía de Abel, Calle de la Golondrina, Calle de las Puertas de Segovia/CL-601, Calle de Cañuelos, Calle de Almira, Plaza de Díaz Sanz, Calle de Ruiz de Alba, Plaza del Azoguejo.  

El destino está a la izquierda.    23 m

 

Acueducto de Segovia

Plaza del Azoguejo, Segovia

 

A continuación algunos datos significativos de la ciudad (bebo de Wikipedia):

Segovia es una ciudad española en la parte meridional de la comunidad autónoma de Castilla y León, capital de la provincia del mismo nombre. Se sitúa en la confluencia de los ríos Eresma y Clamores al pie de la sierra de Guadarrama.

El poblamiento de Segovia es antiguo. En el lugar que hoy ocupa el Alcázar existía un castro celta. De hecho, su nombre original (y que mantuvieron los romanos) es celta: Segobriga es una palabra celta formada por Sego, que significa "victoria" y -briga, terminación que significa "ciudad". Durante la época romana pertenecía al convento jurídico de Clunia.

Su situación en las rutas de la trashumancia la convirtió en un importante centro del comercio de la lana y de las manufacturas textiles (cuya existencia está documentada desde el siglo XII). El final de la Edad Media es una época de esplendor, en la que acoge una importante aljama hebrea; sienta las bases de una poderosa industria pañera; desarrolla una espléndida arquitectura gótica y es corte de los reyes de la Casa de Trastámara (ya Alfonso X el Sabio había acondicionado el Alcázar como residencia real). Finalmente, en la iglesia de San Martín de Segovia Isabel la Católica es proclamada reina de Castilla (13 de diciembre de 1474).

El Acueducto romano y la ciudad vieja de Segovia fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. Actualmente, Segovia es candidata a ser la Capital Europea de la Cultura en el año 2016 junto con otra ciudad polaca, que definitivamente será Cracovia.

Algunos de sus principales monumentos son:

El acueducto romano, declarado Monumento Nacional y Patrimonio de la Humanidad.

La judería: Barrio, antigua sinagoga (ahora iglesia del Corpus Christi), y cementerio judío en el pinarillo, con su centro de interpretación en el palacio de Abraham Senyor.

 

Y la Providencia ha querido de nuevo que la Madre de Dios me acoja en su “casa”. El “albergue” de la Madre es la propia catedral gótica. No en vano ¡está dedicada a Santa María!

Con su elegante color amarillo caliza, con sus numerosos pináculos y su esbelta torre, reconstruida tras ser destruida por una tormenta en el siglo XIX. Santa Iglesia Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos de Segovia, conocida como la Dama de las Catedrales por sus dimensiones y su elegancia, es una catedral construida entre los siglos XVI y XVIII, de estilo gótico con rasgos renacentistas. Comenzó su construcción en 1525 según las trazas de Juan Gil de Hontañón. Fue consagrada en 1768. Destruida la antigua Catedral de Santa María en 1520 durante las guerra de las Comunidades, por su cercanía al Alcázar, el claustro – obra de Juan Guas – y otros elementos fueron trasladados a este lugar. Estructura en tres naves y girola.

El crucero está cubierto con una cúpula proyectada por Pedro de Brizuela en el siglo XVII. Entre las capillas destacan la del Santísimo Sancramento, con un magnífico retablo de José de Churriguera, así como las de San Andrés, con impresionante tríptico flamenco de A. Benson; y la del Descendimiento con extraordinario Cristo Yacente, de Gregorio Fernández. El Altar Mayor, obra de Francisco Sabatini, está dedicado a la Virgen de la Paz.

Mi corazón está contento y descansado. Ella ora conmigo. Más bien, me permite orar junto a Ella por la paz en el mundo. En este punto del recorrido os hago una confidencia. Vamos como los deportistas, “partido a partido”, etapa tras etapa. Jerusalén está todavía muy lejos, pero no es eso lo que me ha hecho “mirar” hacia otra ciudad como meta especialmente querida. Estoy hablando de Efeso, en la actual Turquía. La Madre de Dios y su hijo Juan vivieron allí. Lo que fue su casa es hoy un doble lugar de oración: una iglesia y una mezquita. Unos familiares que ha  viajado allí recientemente me han traído dos piedras, una de los alrededores de la “Casa de la Virgen” y otra de su interior. Imaginad mi emoción al recibirlas. Fue este regalo el que me hizo anhelar llegar a  esa casa. Os dejo los números de la etapa:

 

Distancia a Jerusalén                                      9893 kilómetros.

"Hoy"                                                                       + 97.0 kilómetros.

Distancia recorrida                                           597.0 kilómetros

Distancia restante                                          9296.0 kilómetros.

Primera gran meta volante                        Santiago de Compostela.

 

Mientras voy soñando con Efeso, de momento Ella me acompaña paso a paso por las tierras castellanas. Y hoy me ha abierto su casa de Segovia.

En su ternura de madre descansa mi alma. Y como Ella y con Ella proclamo la grandeza del Señor.

Un abrazo desde Segovia.

El Peregrino Ruso.

Que se cumpla en cada niño por nacer …

“Muchos se alegrarán
de su nacimiento”

 

El pasado día 22 de
septiembre pude celebrar mi “cumpleaños” de Bautismo. Una fecha que el
Siervo de Dios Juan Pablo II exhortaba a
recordar como se merece.

Providencialmente,
ese día pudimos “llegar” finalmente a la sede de Provida Alcalá, en el número 5
de la Plaza San Fernando. A partir de aquí, emprendimos rumbo a Santiago de
Compostela.

 

Pero los 77.5  kilómetros extra de oración no son sólo por mis hermanos de Próvida. La situación
actual del derecho a la vida en España necesita muchos “kilómetros” más de
oraciones. Aquí, como en la ruta, no estoy sólo. Sólo soy uno entre miles de
personas que se están moviendo y conmoviendo ante el drama del aborto.

Los niños no
nacidos van a ser compañeros constantes en la peregrinación. Son nuestros
sobrinos en el amor de Dios. La Madre de Dios, desde su “albergue” de la Catedral
de la Almudena, se ha encargado de ponerme en la mochila una apasionada oración
por los que son privados del don de la vida. Su ADN es invisible a los ojos.
Queremos que no lo sea para las leyes. Ellos pesan muy poco en la mochila, pero
en el corazón su ausencia pesa mucho… y duele mucho.

 

Providencialmente,
a través de unos hermanos míos me ha llegado ahora la invitación a unir mi voz
y mi nombre a una campaña vigorosa de defensa de la vida. La promueve la
plataforma
Hazteoir. Este es el
enlace:
www.derechoavivir.org 

Os invito a
conocerla y a uniros a ella.

 

La buena música
orquestal brota cuando los músicos tocan juntos y dirigidos por a única mano
del director. La orquesta es una sola voz con muchos matices juntos. En este
caso el grito coral por la vida tiene dos componentes irreemplazables para los
cristianos.

 

Uno es la
concienciación ciudadana, propositiva, clara, audaz y bien formada e informada.
Y otro, que es la parte sumergida del iceberg por la vida, es
la oración.

 

La primera ya la he
asumido, anunciando desde este blog lo que nos mueve y conmueve. La segunda la
llevo a cabo mientras corro hacia Jerusalén.

Pero la oración
incluye a aquellos cuya responsabilidad es legislar. Desde la ruta, en esos 3.5
km diarios, y todo el día, especialmente ante el altar de la Eucaristía, hemos
de pedir al Señor por nuestros gobernantes. En este caso doloroso del drama del
aborto se cumplen las palabras del Señor en la Cruz: “No saben lo que hacen”.

 

Hoy es un día
especial en nuestra peregrinación. Gracias a Dios que nos da fuerzas y tiempo,
hemos cumplido
¡¡¡los primeros 500 kilómetros!!! Alabado sea el Señor de la Vida.

 

La Madre de Dios
fue la primera “peregrina” embarazada. Su abrazo y saludo a Isabel hizo saltar
de gozo a Juan. Oremos para que su abrazo y saludo materno a todas y cada una
de las madres que están hoy gestando pueda hacer saltar en sus corazones el
amor apasionado por el niño que llevan dentro. Para que en cada uno de ellos se
cumplan las palabras de Gabriel a Zacarías respecto a su hijo: “Muchos se
alegrarán de su nacimiento”. Pido al Señor que entre esos muchos estén también
los que ahora quieren legislar para que esos pequeños “Juanes Bautistas”
españoles no conozcan la luz del día.

 

Un abrazo
emocionado.

 

El
Peregrino Ruso.


Distancia a
Jerusalén                                      9893
kilómetros.

"Hoy"                                                                      
+ 21.0 kilómetros.

Distancia
recorrida                                           500.0
kilómetros

Distancia
restante                                          9393.0
kilómetros.

Primera gran meta
volante                        Santiago de
Compostela.

77.5 kilómetros más …

 

… corriendo por los que no pueden correr

 

Hace unos días recibí carta de unos hermanos míos: ““De camino a Santiago, no se si optarás por la carretera de Burgos  o por la de la Coruña, pero ya que estás en Madrid, si quieres puedes dar un salto espiritual dando un pequeño rodeo para pasar por  Alcalá de Henares, donde vive Amelia, que es la presidenta de Provida en esta localidad. Es una persona  preciosa y muy amante del Señor, así que si decides dar un pequeño  salto por Alcalá, acuérdate de ella en tus oraciones (con éste viaje vas a tener todavía más trabajo del que ya tienes)”.

Después de preguntar al Señor en oración, les respondí que ¡¡¡ con alegría modificaba la ruta !!! No iba a ser un pequeño rodeo simbólico sino “real”.

El amor duele, decía la Beata Teresa de Calcuta. Junto a una pequeña molestia en la pierna izquierda, decidí desviar ruta a Alcalá, en concreto al Parque San Fernando, 5, sede de Próvida Alcalá. Esto suponía 40, 5 kilómetros más. Y después otros 637 hasta la Praza do Obradoiro. Con lo cual suponían  77, 5 km de extra. Los asumí con alegría, porque son kilómetros de oración para los niños no nacidos y sus madres. La fatiga añadida de esa nueva distancia es una pequeña contribución a los dolores de parto de las madres que no quieren tenerlos.

Nos faltan unos pocos kilómetrospara llegar a Alcalá. Que el Señor nos ayude y nos dé fuerzas.

Mi manera de sumarme a la campaña Cuarenta días por la Vida”, de CEPROFARENA (www.ceprofarena.blogpspot.com) asume así un gesto más concreto, que el Señor y su Muy Santa Madre me conceden unir a la plegaria cotidiana.

La campaña se extiende entre los días 19 de Agosto y 27 de Septiembre de 2008. En su día 32, ayer viernes  19, la intención del día es esta:  

Oremos por todas las familias separadas para que, apoyadas en la Cruz de Cristo, consigan la gracia de la reconciliación.

 

Para terminar, y antes de actualizar la hoja de ruta, os propongo rezar juntos esta oración. Brotó del corazón de un Peregrino muy amado por todos nosotros, el Siervo de Dios Juan Pablo II:

 

ORACIÓN POR LA VIDA

OH María, aurora del mundo nuevo,

Madre de los vivientes,

a Ti confiamos la causa de la vida:

mira Madre el número inmenso de niños a quienes se impide nacer,
de pobres a quienes se hace difícil vivir,

de hombres y mujeres víctimas de violencia inhumana,

de ancianos y enfermos muertos a causa de la indiferencia o de una presunta piedad.

Haz que quienes creen en tu hijo sepan anunciar con firmeza y amor

a los hombres de nuestro tiempo el Evangelio de la vida.

Alcánzales la gracia de acogerlo como don siempre nuevo,

la alegría de celebrarlo con gratitud durante toda su existencia

y la valentía de testimoniarlo con solícita constancia,
para construir, junto con todos los hombres de buena voluntad,

la civilización de la verdad y del amor,

para alabanza y gloria de Dios Creador

y amante de la vida.

Amén.

                                                                                                        Juan Pablo II

(Fuente: http://www.40dporlavidaperu.blogspot.com)

 

 

Distancia a Jerusalén                                      9893 kilómetros.

"Hoy"                                                                       + 28.0 kilómetros.

Distancia recorrida                                           479.0 kilómetros

Distancia restante                                          9414.0 kilómetros.

Primera gran meta volante                        Santiago de Compostela.

Ella me ha acogido en su casa

 

En el “albergue” de la Madre. 

  

Hoy es la memoria litúrgica de la Beata Teresa de Calcuta. Aunque su culto todavía es local, no podemos dejar de dar gracias a Dios por su cercanía y oración en la ruta. Si Dios quiere, un día podremos pasar por Skopje, su ciudad natal.

  

¡Aleluya! El pasado miércoles llegamos a la Catedral de la Almudena, tras 451 km de camino desde mi pueblo. Han sido dos días de descanso en la ruta, y de oración. He “vivido” unas horas en este enorme y bello “albergue” de la Madre, lleno de arte.  Pero como en la Basílica de la Anunciación de Nazareth, el corazón del templo madrileño es la pequeña estancia dibujada por San Lucas en Hechos de los Apóstoles. “Todos ellos, junto con algunas mujeres, y con María la madre de Jesús y los hermanos de él, se reunían siempre para orar”. (Hch 1, 14). 

Como hizo la Virgen Egeria hace siglos, os quiero describir este lugar santo que ha sido mi primera gran “meta volante”. 

  

La Catedral de Santa María La Real de La Almudena es la sede episcopal de la diócesis de Madrid. Tiene 102 metros de longitud y 73 de altura con una mezcla de diferentes estilos: neoclásico en el exterior, neogótico en el interior y neorrománico en la cripta. 

Fue consagrada por el Papa Juan Pablo II en su cuarto viaje a España, el 15 de junio de 1993. Es la primera catedral española consagrada por un Papa y la primera consagrada por Juan Pablo II fuera de Roma. 

A diferencia de otras catedrales, con una orientación este-oeste, la de la Almudena tiene una orientación norte-sur, fruto de su concepción como parte integrante del conjunto del Palacio Real de Madrid. Está construida en piedra de Novelda (Alicante) y granito de las canteras de Colmenar Viejo (Madrid). 

Los deseos por construir una catedral en Madrid se remontan al siglo XVI, durante el reinado de Felipe II. Sin embargo, volcado como estaba el monarca en el proyecto del Monasterio de El Escorial, no se llevó a cabo ninguna acción. Otra razón poderosa era la ausencia de obispado en Madrid. 

Siempre bajo patrocinio real, hubo varios intentos posteriores. El 4 de abril de 1883 el rey Alfonso XII puso la primera piedra de la futura catedral de Madrid (entonces simplemente una parroquia heredera de la de Santa María, la más antigua de Madrid, derribada en 1868) en unos terrenos que, por mediación de la reina Mercedes, devota de la Virgen de la Almudena, son cedidos por el Patrimonio Real en 1879, junto a la plaza de la Armería, enfrente del Palacio Real.  Espaldarazo definitivo sería la creación de la Diócesis de Madrid Alcalá mediante bula dada por León XIII. 

La cúpula es doble, gótica vista desde el interior, pero claramente barroca desde el exterior. Está recubierta con piedra y pizarra, y tiene un tambor octogonal en el que se abren cuatro grandes ventanas y una pequeña linterna como remate. Cuenta con doce estatuas, que representan a los doce apóstoles. 

La fachada principal, hacia la plaza de la Armería, es la situada a los pies del templo, y mira hacia la cara sur del Palacio Real. Está coronada por cuatro estatuas, obra del escultor Ramón Chaparro, que representan a cuatro santos españoles: San Isidro Labrador, Santa María de la Cabeza, Santa Teresa de Jesús y San Fernando Rey, realizadas en piedra blanca de Colmenar Viejo. Las cuatro figuras flanquean una imagen de la Virgen de la Almudena entronizada en una gran espadaña. 

  

Etimología del nombre: 

De todas las hipótesis sobre el origen y significado del nombre de Almundena, la que parece más correcta es la apuntada por Jaime Oliver Asín, para el cual Almudena deriva "del árabe almudayna, con el significado de ciudadela, indiscutible diminutivo árabe de madina, ciudad", en referencia al recinto árabe en que estuvo situada la iglesia de Santa María la Mayor, primitiva y tradicional sede de la imagen. 

Fuentes: 

www.educa.madrid.org 

wikipedia 

  

Un regalo de la Providencia. 

Muy parecido al nombre de la catedral madrileña es el de una pedanía murciana. La Almudema pertenece administrativamente al municipio de Caravaca de la Cruz. Esta bella localidad de la provincia de Murcia está muy vinculada con las raíces de mi nacimiento. Gloria a Dios por ello. 

Según el censo de 2004 cuenta con 348 habitantes 

La Almudema esta situada en el cuadrante S.E. del municipio de Caravaca de la Cruz, en la cuenca del río Quipar, formando parte del corredor natural (Tarragona – Quipar) que une la provincia de Murcia a la de Almería. Su nombre (topónimo) parece remontarse a la época musulmana, siendo tal vez uno de los que mas nos llevan a la toponimia árabe. El topónimo procede de Al – Mudayna (=La Ciudadela), nombre que se castellanizaría en La Almudena, y de aquí, por la alteración de la grafica y del fonema resultaría La Almudema.  El poblamiento de la zona puede muy bien remontarse a la edad de bronce si nos atenemos a las condiciones naturales que la enmarcan, los vestigios que se han encontrado proceden del paraje del Villar, a medio camino de entre Pinilla y La Almudema. 

La historia de esta pedanía estaría unida plenamente a la historia de la reconquista cristiana que tantos episodios protagonizó en Caravaca de la Cruz. 

  

Mañana partiremos del “albergue espiritual" de la Almudena, rumbo a Compostela. En el camino, el Señor nos irá mostrando sus huellas y dónde detenernos a descansar. Durante el camino El es mi descanso y mi fuerza. Gloria a El. Alabado sea su Nombre. 

  

El Peregrino Ruso
 

 

Distancia a Jerusalén                                      9893 kilómetros.

"Hoy"                                                                       + 8.2 kilómetros.

Distancia recorrida                                           451.0 kilómetros

Distancia restante                                          9442.0 kilómetros.

Primera gran meta volante                        Santiago de Compostela.

Nos acercamos a la Almudena

El "albergue" de la Madre
La Madre de Dios es mi compañía constante en la peregrinación. Ella me cuida, me inspira, me enseña. Por eso la Providencia del Señor me ha movido a "detenerme" y hacer posada en aquellos lugares donde la Presencia de la Theotokos es especialmente vivida y celebrada pos sus hijos.
Hace diez meses que comenzamos la ruta hacia Jerusalén, desde la plaza de mi pueblo. Si bien la Basílica compostelana es el primer gran horizonte a la vista, con más de 1000 kilómetros de peculiar "Camino de Santiago", la Madre de Dios me invita a detenerme en su "albergue" de la capital de España, la Catedral de la Almudena.
"Almudaina" significa en árabe "ciudad pequeña". Este nombre evoca en mi corazón el recuerdo de la visita a Nazareth, hace muchos años. Con ese gozo en el alma me dispongo a recorrer los pocos kilómetros que nos quedan hasta la Almudena. Van a ser 451 en total.
Y no puedo dejar de compartir con vosotros el regalo que el Señor me ha hecho en el kilómetro 400. Allí se incorporó a la agenda de mi oración un nombre y una vida: Eleanor, una muchacha con disminución psíquica profunda. Su familia me ha confiado su nombre.
Nos veremos ya en la Almudena.
Con cariño os dejo en las manos del Señor. El nos bendice.
Peregrino Ruso
 

Distancia a Jerusalén                                      9893 kilómetros.

"Hoy"                                                                       + 25.1 kilómetros.

Distancia recorrida                                           442.8 kilómetros

Distancia restante                                          9450.2 kilómetros.

Primera gran meta volante                        Santiago de Compostela.

El Viajero Infatigable

Así llamaban a San Bernardo de Claraval…
El más profundo deseo de San Bernardo era permanecer en su monasterio, dedicado a la oración y a la meditación. Pero el Sumo Pontífice, los obispos, los pueblos y los gobernantes le pedían continuamente que fuera a ayudarles, y él estaba siempre pronto a prestar su ayuda donde quiera que pudiera ser útil. Recorrió toda Europa poniendo la paz donde había guerras, deteniendo las herejías, corrigiendo errores, animando desanimados.
Ayer San Bernardo fue mi "liebre" desde el Cielo. Hoy lo ha sido el Papa San Pío X. Y hoy he ofrecido al Señor mi pequeño esfuerzo en la ruta para aliviar el dolor de las personas que sufren a causa del accidente aéreo de Madrid. Que el Señor tenga en su Gloria a todos los que han partido.
 

Distancia a Jerusalén                                      9893 kilómetros.

"Hoy"                                                                       + 17.7 kilómetros.

Distancia recorrida                                           417.7 kilómetros

Distancia restante                                          9475.3 kilómetros.

Primera gran meta volante                        Santiago de Compostela.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.